Almacenamiento del Acero Inoxidable

Permanece inalterable. Si el material no está expuesto a ningún medio agresivo que lo vaya deteriorando externamente, no pierde ninguna de sus propiedades.

En un almacén lo único que le puede suceder es que se llene de polvo. Y como pasa con cualquier material, este polvo se va acumulando, cada vez se impregna más en la superficie y costará más sacarlo. Sobre todo si se condensa algo de humedad o le caen gotas de aceite del puente grúa.

A veces sucede que el polvo que nos entra de la calle lleva partículas de hierro en suspensión. Este hierro por efectos de la humedad se oxida sobre la superficie del inoxidable y es el origen de una picadura. Por lo tanto, aunque el inoxidable no pierde sus propiedades durante su almacenamiento, las superficies de los materiales se deben mantener limpias.

De alli la importancia de mantener nuestros productos en constante limpieza o cubiertos para cuidar la integridad y calidad del Acero Inoxidable.

Planchas Acero Inoxidable